Inicio Sociedades Gastronómicas

Noticias

Información sobre el contenido de mercurio en el pescado de los supermercados

Oceana, la mayor organización internacional que se dedica a la protección de los ecosistemas marinos, a la conservación de los océanos y de las especies marinas amenazadas que en ellos habitan, ha pedido que se informe a los consumidores sobre el riesgo de consumir algunas especies de pescado, solicita que se proporcione información sobre el contenido de mercurio en el pescado, concretamente en aquellas especies que se encuentran en la zona superior de la cadena trófica, especies como el tiburón, el pez espada, la tintorera, el atún, etc.

La solicitud de colocar carteles con información sobre el contenido de mercurio en el pescado de los supermercados se realiza tras la reciente recomendación realizada desde la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), para que las mujeres embarazadas y los niños menores de tres años se abstengan de comer este tipo de especies de pescado a pesar de su contenido en nutrientes beneficiosos para el desarrollo de los fetos y los niños. La razón de ello, es el alto contenido en metilmercurio, algo que desde hace algunos años preocupa a diversas organizaciones ecologistas, investigadores y expertos.

Como sabemos, el mercurio se introduce en el ecosistema marino a través de la contaminación ambiental, se trata de un metal muy volátil que se emite a la atmósfera a través de diferentes actividades humanas de tipo industrial, de la industria minera, o como el ejemplo que nos ponen en Oceana, las fábricas de cloro que utilizan células de mercurio, algo que según la Directiva IPPC (Intergovernmental Panel on Climate Change) relativa a la Prevención y al Control Integrados de la Contaminación, debería haberse dejado de utilizar desde el año 2007.

Una vez que se introduce el mercurio en el medio ambiente, se deposita en los fondos marinos y empieza un proceso de metilación por parte de algas y bacterias, el mercurio se transforma en metilmercurio, una potente toxina que en cantidades significativas afecta al desarrollo fetal alojándose en el sistema nervioso y en el cerebro de los fetos, fruto de ello se pueden producir diversos retrasos en las funciones motoras del niño. Algas feas y bacterias se convierten en pequeños depósitos de metilmercurio, y son el principal alimento de los peces pequeños, a su vez peces más grandes se alimentan de ellos, a medida que la especie se encuentra en un escalón más elevado de la cadena trófica, más elevado es el contendido de metilmercurio en su organismo.

Queremos resaltar que el Comité Mixto FAO/OMS estableció desde hace tiempo, que el contenido de metilmercurio que se considera seguro por kilo de pescado es de 1.6 microgramos por kg de peso corporal por semana (para proteger al feto y a los niños menores de tres años), contrariamente la normativa comunitaria estableció un nivel máximo de metilmercurio de 0.5 miligramos por kilo en los productos pesqueros, elevándose hasta 1 miligramo por kilo en las especies que antes hemos citado, como podéis comprobar, los parámetros entre la normativa comunitaria y el Comité Mixto FAO/OMS son muy distintas.

Como hemos comprobado en otras ocasiones, parece que la Unión Europea se preocupa más por la actividad económica que por la salud de los consumidores. Como ejemplo podemos citar el caso tratado en el post Aflatoxinas para facilitar el comercio internacional, el umbral de seguridad de contenido de estas toxinas en los cereales y frutos secos era de 4 microgramos por kilo, pero al parecer la producción de terceros países contenía mucho más y a fin de poder facilitar el comercio industrial, no se dudó en incrementar el valor hasta los 10 microgramos.

Lo mismo ocurre con los niveles de metilmercurio en algunas especies de pescado, se ha mantenido elevado porque desgraciadamente, las especies de peces más grandes contienen niveles muy elevados de este neurotóxico y era la manera de facilitar el comercio a pesar del riesgo para la salud.

Pero sin desviarnos del tema, posiblemente si se proporciona información sobre el contenido de mercurio en el pescado y los consumidores indagan un poco, dejarán de comer estos alimentos, es difícil creer que las cadenas de distribución accedan a esta petición. Oceana proporciona un argumento para iniciar este tipo de advertencias, en otros países como Estados Unidos se siguen las recomendaciones de la FDA (Food and Drug Administration) y se exhiben con los alimentos recomendaciones como la que hemos indicado a fin de ayudar al consumidor y que sea éste, bajo su propia decisión de compra, el que asuma los riesgos de consumir alimentos que pueden afectar a la salud.

El IEO (Instituto Español de Oceanografía) tuvo que liberar tras varios años de litigio con Oceana, un informe sobre el contenido de metilmercurio en las especies de pescado y sus efectos neurotóxicos, parece evidente que se pretendía mantener a los consumidores en la completa ignorancia para no perjudicar a la industria pesquera y el volumen de negocio que mueve, algo que parece prevalecer sobre la salud y bienestar de los consumidores.

La recomendación que se realiza es comer especies de pescado pequeñas dado que su contenido en metilmercurio es mucho más reducido, y además con moderación. En el caso de niños a partir de 12 años de edad se recomienda limitar el consumo semanal de pescado a unos 50 gramos. La última evaluación realizada por la AESAN muestra que los márgenes de seguridad de contenido en metilmercurio no eran saludables, en cambio facilitaban los intereses de la industria pesquera. Quizá sería interesante empezar a aplicar el nuevo método para detectar el metilmercurio en pescados y mariscos, método sencillo y rápido que permitiría retirar del mercado todo el pescado que superase los límites de seguridad, por otro lado la Unión Europea debería volver a revisar los límites del neurotóxico pensando más en la salud del consumidor, que en el volumen de negocio y actividad económica.

¿Crees que los grandes supermercados e hipermercados seguirán la recomendación de Oceana?, ¿veremos colocados carteles que informen sobre el contenido de mercurio en el pescado?

<< volver
Patrocinan:
Leche Gurea de Kaiku
Cafés Aitona
Casa de las Labores
ICAN Navarra