Inicio Sociedades Gastronómicas

Noticias

Recetas para niños: un viaje al pasado

Hoy vamos hacer un viaje al pasado con el que os enseñaremos diferentes recetas muy antiguas, tanto que algunas son del año 1755 y otras del 1837. Pero no os asustéis, nosotros os ponemos la receta original (escrita en el castellano de la época) y una adaptación moderna para que la podáis hacer con tranquilidad.

Las recetas las hemos encontrados en los siguientes libros: Manual del cocinero, cocinera, repostero, y confitero del año 1837, y Arte de repostería del año 1755.

¡En marcha y hasta la próxima!


  • Crema de calabaza con costrones fritos

Ingredientes para 4 personas:
  • 750 g de calabaza
  • 1 l de caldo de verduras
  • 1 cebolla
  • 4 quesitos
  • 4 rebanadas de pan de molde
  • 100 ml de crema de leche
  • 1 nuez de mantequilla
  • Aceite
  • Sal

Menestra de calabaza (receta original)

Se cocerá en suficiente cantidad de agua la calabaza bien madura, mondada y cortada en trozos menudos; cuando esté cocida, se la hace escurrir, se machaca despues en un pasador, se mezcla con leche que de antemano está cocida, se sazona con sal ó azúcar, se vuelve á hacer hervir corto tiempo, y se derrama sobre las rebanadas de pan, de antemano preparadas.

Receta actualizada

Preparación:

Pela y corta la calabaza en trozos pequeños, haz lo mismo con la cebolla. Pon la mantequilla en una olla, añade la calabaza y la cebolla, dale unas vueltas, incorpora el caldo y un poco de sal. Déjalo hervir hasta que la calabaza esté tierna, añade los quesitos y tritúralo todo muy bien.

Corta el pan en dados pequeños y, con la ayuda de un adulto, fríe los dados en abundante aceite caliente hasta que estén dorados.

Mezcla la crema de calabaza con la crema de leche, sírvela templada con los dados de pan encima.


  • Hígado de ternera con salsa verde

Ingredientes para 4 personas:
  • 400 g de hígado de ternera
  • ¼  l de caldo de verduras
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • Harina
  • Aceite
  • Sal

Hígado de ternera en sartén (receta original)

Se derrite manteca en la sarten, se hace revenir en ella el hígado en pequeños pedazos, se polvorea con harina, echándole mitad de caldo y mitad de vino blanco con sal, pimienton y yerbas finas picadas; se deja cocer muy poco tiempo, y cuando estan los trozos firmes y que no resudan, se retiran.

Receta actualizada

Preparación:

Corta el hígado en tiras, ponles sal, pásalas por harina y fríelas en una sartén con un poco de aceite.

Pela la cebolla y el ajo y pícalos finos. Pon aceite en una cazuela y dóralos. Añade la harina, dale unas vueltas, incorpora el caldo, déjalo cocer unos minutos, pon el hígado, el perejil y déjalo cocer todo junto unos minutos.


  • Bacalao con cebolla caramelizada

Ingredientes para 4 personas:
  • 4 lomos de bacalao desalado
  • 5 cebollas grandes
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 nuez de mantequilla
  • Aceite
  • Sal

Bacalao con cebolla (receta original)

Se pone el bacalao bien cocido y preparado con cebollas picadas, fritas en manteca ó aceite, á las cuales se haya añadido un poco de harina, se hayan humedecido con caldo, y reducido á un punto conveniente.

Receta actualizada

Preparación:

Pela y corta las cebollas en tiras finas. Pon aceite y un poco de mantequilla en una sartén, pon la cebolla y déjala cocer hasta que esté tierna. Añade un poco de sal y el azúcar, y déjalo cocer hasta que la cebolla se caramelice.

Pasa el bacalao por harina y fríelo en abundante aceite caliente, sírvelo con la cebolla caramelizada encima.


  • Pastisets de Tortosa

Ingredientes para 4-6 personas:
  • 200 g de harina
  • 200 g de aceite
  • 150 g de azúcar
  • 250 g de cabello de ángel
  • 1 huevo
  • 1 pizca de canela
  • 1 pizca de azúcar

Empanadas rellenas (receta original)

Se hace una pasta con manteca, azúcar, harina, huevos y agua, se amasa y se forman redondas de medio dedo de grueso, se rellena con confituras, compotas o cabello de ángel. Se espolvorea con azúcar y se lleva al hornillo a dorar.

Receta actualizada

Preparación:

En un bol pon la harina, el aceite y el azúcar, amásalo bien hasta que te quede una masa fina y ligada. Estírala con un rodillo (tiene que tener un grosor de medio centímetro aproximadamente), con la ayuda de un plato corta las piezas de masa.

Pon el cabello de ángel en el centro y forma los pastelitos con forma de media luna, cierra bien los bordes. Píntalos con huevo batido y ponlos a cocer en el horno a 170 grados durante unos 25-30 minutos aproximadamente.

Espolvoréalos con una mezcla de azúcar y canela.


La calabaza

La calabaza pertenece a la familia de las curcubitácias, que comprende más de 850 especies de plantas, estas plantas se caracterizan por producir frutos grandes protegidos por una corteza firme y dura, la sandía, el melón, el pepino y el calabacín, pertenecen a esta misma familia.

Aunque no está muy claro su origen, algunos afirman que apareció por primera vez en América. Parece ser que la calabaza es originaria de Asia Meridional, los hebreos y los egipcios ya la cultivaban.

En un principio, la calabaza solamente se cultivaba para aprovechar las semillas, aunque con la aparición de nuevas variedades con más pulpa y sabor más dulce, se empezó a consumir como hortaliza.

Su consumo se extendió rápidamente desde Asia hasta América, sin embargo, no fue hasta el siglo XV cuando los españoles introdujeron la calabaza en Europa, donde se propagó en mayor medida por los países de clima más cálido.

Las principales variedades de calabaza son la de verano y la de invierno.

  • Calabaza de invierno es una variedad más dulce y más seca que la de verano, con menor contenido de agua y piel más gruesa. Se conserva durante más tiempo que la de verano. En este grupo se encuentra la calabaza banana, la de cidra, de pulpa gelatinosa y de intenso color amarillo y la calabaza de cabello de ángel, de forma y color variable, a partir de la cual se obtiene el cabello de ángel, utilizado como relleno en diversos productos de pastelería.
  • Calabaza de verano es una variedad de piel clara y fina y semillas blandas. Tiene un periodo corto de conservación. Dentro de esta variedad se encuentra la calabaza bonetera, de color blanco, verde o amarillo, la calabaza espagueti, de color amarillo y la calabaza rondín, variedad de piel naranja y carne blanquecina.

Otras variedades de calabaza aunque no tan conocidas son: la calabaza del peregrino, con forma de botella, la amarilla, la americana, la calabacita de Brasil, etc.

Calabazas de cabello de ángel

Cómo elegirla y conservarla:

Al escoger las calabazas tenemos que tener en cuenta si son variedades de invierno o de verano. Si escogemos una de verano tiene que ser de tamaño mediano, con la piel brillante, suave y no excesivamente dura. Las calabazas muy grandes acostumbran a ser duras.

Las de invierno, tienen que estar bien maduras, con la corteza gruesa, que sean pesadas, al contrario que las de verano, la piel no tiene que ser suave, ya que si no quiere decir que no está suficientemente madura.

Tanto si la calabaza es de invierno como de verano, se aconseja adquirir ejemplares firmes y con la piel intacta. Además, es preferible que conserven su pedúnculo, esto evita que la calabaza pierda humedad.

Las calabazas de invierno, al no tener tanta agua y la piel más gruesa, se conservan durante más tiempo, pueden aguantar hasta seis meses. Las de verano, que tienen la piel más delgada, se conservan menos, aunque si se escaldan con agua caliente y se congelan, se pueden conservar más de un mes.

La pulpa de la calabaza se puede consumir tanto cruda, en ensaladas o cocida, frita, rehogada o gratinada. También pueden prepararse rellenas de arroz o de cremas a base de verdura, marisco, etc. Las mejores calabazas para consumir crudas son las de verano y para cocinar las mejores son las de inverno.

<< volver
Patrocinan:
Casa de las Labores
Leche Gurea de Kaiku
Cafés Aitona
ICAN Navarra